Martes 23 de Julio de 2019 | | Mercedes - Corrientes | T
Buscar
DEPORTES

El camino que llevó a "Gusti" Fernández a coronarse en el Abierto de Australia

20.02.2019 | 00:54hs

 El celular ya había recuperado su batería y desbordaba de mensajes de cariño y felicitaciones que Gustavo Fernández apenas pudo responder. Un rato antes explotaba en un grito de liberación y se fundía en un emotivo abrazo con su entrenador Fernando San Martín.

  Había ganado el Abierto de Australia, el primer gran objetivo del año, un logro que deseó mucho y para el que trabajó firmemente durante varias semanas.

 
De regreso en la Argentina, con la Copa y luego de un vuelo perdido, la alegría es la misma. Más allá de haberse quedado con el primer Grand Slam del año, su satisfacción vino de la mano de un intenso trabajo de pretemporada en el que ensayó diferentes cambios y están rindiendo frutos.
 
El cordobés arrancó 2019 perdiendo las finales de Bendigo y Melbourne, pero como dice el refrán, la tercera fue la vencida, y ocurrió en la cita más importante del verano. “Es el inicio de temporada que esperaba. Venimos haciendo un trabajo muy duro, cambiamos aspectos técnicos, sobre todo en mi derecha y en el saque, aspectos físicos con respecto a la silla, y vengo trabajando en lo mental para estar preparado para este tipo de eventos y que no me afecte lo emocional”, le explicó el actual N°2 del mundo de tenis adaptado a ámbito.com.
 
La pretemporada arrancó el año pasado, incluyó en Masters de fin de año (perdió en semis) y le dejó poco tiempo para las vacaciones. A la distancia, el sacrificio de entonces pagó con creces. “Hemos trabajado bastante, pero lo hacemos constantemente en forma progresiva. Primero para potenciar esos golpes, porque son los que más le cuestan por el tema de su lesión y de estabilidad. En el drive fueron algunos detalles, que funcionaron muy bien. Respecto al saque, hicimos ajustes con el agarre de la silla por temas de sensibilidad y fuerza. Trabajamos las pausas, el momento de impacto, saca más largo, más fuerte y le rinde mucho más”, detalló San Martín en diálogo con este medio desde Barcelona.
 
Fernández es uno de los jugadores más destacados del circuito. Además de sus tres títulos de Grand Slam (Australia lo ganó en 2016 y Roland Garros en 2017), disputó otras seis definiciones en los cuatro campeonatos mayores. Las últimas cuatro (en el mismo polvo de París y en Wimbledon, tanto en 2017 como 2018) fueron con derrotas que le generaron algunas frustraciones, pero como dijo en su regreso al país, no le hicieron sentir que nunca más volvería a ser el ganador.
 
El abrazo del final tuvo que ver con que estaba listo para ganar y lo había logrado" (Fernando San Martín)
 
Por eso, este triunfo se transformó en el que más disfruta de su carrera, tanto por el objetivo en sí como por el esfuerzo hecho antes de iniciar el año. Una parte de esa complicada labor incluyó un aspecto de fortalecimiento mental. “Me ha pasado de ponerme demasiado emocional, que a veces es necesario pero en otras uno pierde la capacidad de acción y en eso un tenista no se puede dar el lujo”, explicó el jugador que hace pocos días cumplió 25 años.
 
En la semifinal ante el francés Stephane Houdet estuvo match point, pero un “bloqueo mental terrible” lo obligó a ganar en tres sets. Según su visión, es imposible que “no aparezcan nervios o fantasmas”, por lo que su ensayo apuntó a “estar preparado para saber encarar ese momento, porque esas situaciones pasan y van a pasar toda la vida, son parte del juego”.
 
Santiago Sánchez es el nombre clave de esta historia, el preparador mental con el que trabaja para reforzar esos detalles en los que veía cierta falta de pulido. Su equipo lo completa Matías Tettamanzi, preparador físico, con quien encaró las modificaciones relacionadas al tenis junto a su entrenador.
 
Sánchez es un especialista en aspectos cognitivos que trabaja en la Universidad de Bath y con quien “Gusti” viene desarrollando tareas desde hace un par de años. Pero su coach aclara que no es psicólogo, por lo que el enfoque es diferente: “Es la preparación mental enfocada a lo deportivo, el rendimiento en cancha, las técnicas de concentración y relajación, etc. Se está haciendo un trabajo excelente y está dando buenos resultados”.
 
En cuanto a lo tenístico, el de Río Tercero describió que hizo “un cambio en la derecha y se está notando, y si logro poner un arma ahí como lo tengo con el revés, sería muy interesante. Lo mismo con el saque”. Es por eso que su objetivo no se determina por una cifra final sino por “terminar el año siendo mejor tenista que el pasado. Probablemente, de la mano de eso van a venir resultados, como se dio ahora”.
 
San Martín confirmó las palabras de su pupilo en cuanto a ser mejor cada año, y para eso el factor determinante es la evolución. “Siempre hay que hacer ajustes, no se puede parar de evolucionar, Rafael Nadal y Novak Djokovic son ejemplos de ello. A veces el jugador cree que tiene todo aprendido y que cambiar le puede generar inseguridades, pero si los cambios están bien llevados, y el jugador tiene la cabeza abierta y no es reacio, se puede mejorar. El profesional tiene que tener esa concientización muy clara que se puede hacer sin ningún problema, sin hacer ningún invento y en forma progresiva”, opinó.
 
 
Ariel Giuliani
Las conclusiones de la primera gira de 2019 son muy positivas para Fernández, tanto por los resultados como por el rendimiento del trabajo de la pretemporada. Es de esperar, entonces, que recuperar el número 1 sea un paso a dar a lo largo del año. “Peleaba los torneos grandes, pero no podía cerrarlos, y si uno quiere ser el mejor, tiene que tomar la oportunidad cuando se genera. De la mano de eso, si se concreta, puede ser que llegue el N°1. No voy a mentir, está en la cabeza recuperarlo, pero la cosa está por otro lado, y si se da, mejor”, confesó en conferencia de prensa.
 
Los próximos compromisos (Rotterdam en pocos días, algunas citas en EEUU y luego la gira europea de polvo) le impiden jugar en el país, ya sea en el ATP de Córdoba o en Buenos Aires, a pesar que le ofrecieron hacer exhibiciones en ambas plazas. Sin embargo, en su mente está que el tenis adaptado crezca de manera tal que pueda desarrollarse un certamen profesional en el país.
 
Es el inicio de temporada que esperaba, hicimos un trabajo muy duro en lo técnico, físico y mental" (Gustavo Fernández).
 
Ese optimismo de cara al futuro es el que lo llevó a convencerse él mismo y a su equipo que podían llevarse el trofeo en el Melbourne Park. Todo el conjunto lo sabía, y San Martín apostaba por eso: “El abrazo final se trató de que estaba preparado para ganar y se lo remarcamos, de creer en eso, de confiar, que lo había logrado y que demostró que estaba listo”.
 
Ahora a Fernández le tocan algunos días de descanso y luego volverá a viajar y a la competencia. La idea de él y también de su entorno es sostener el nivel de juego logrado durante la gira por Australia, pero tras la exigente pretemporada y los resultados obtenidos, la confianza crece y “Gusti” va por todo.
 
 
 
Por Ariel Giuliani
agiuliani@ambito.com.ar

 Estados Unidos envía tropas a Arabia Saudita

 El anuncio se realizó un día después de que las fuerzas armadas iraníes notificaran la confiscación de un buque petrolero británico en el  estrecho de Ormuz.

Tensa charla entre Mario Pereyra, periodista amigo de Macri, y Alberto Fernández

 El precandidato a presidente por el Frente de Todos fue entrevistado por el locutor cordobés que no oculta su afinidad con el Gobierno y denosta al kirchnerismo. 

 En campaña, Juntos por el Cambio invade las redes sociales

 El macrismo aventaja por varios cuerpos de distancia la inversión en campaña política destinada a las redes sociales. Un abismo separa la cantidad de avisos activos de Juntos por el Cambio en comparación con el resto de las fuerzas políticas.