Martes 02 de Junio de 2020 | | Mercedes - Corrientes | T
Buscar
POLITICA

Alberto Fernández almorzó en México con un asesor clave de Trump para América Latina
11.11.2019 | 08:33hs

 Se trata de Mauricio Claver, director de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

 

 
Alberto Fernández almorzó hoy con Mauricio Claver, el principal asesor de Donald Trump para América Latina, y uno de los arquitectos de la Casa Blanca respecto a la rápida salida de Nicolás Maduro de Venezuela. Junto al presidente electo estuvo Felipe Solá, que aparece con muchas posibilidades de ocupar la Cancillería.
 
 
Claver es de origen cubano, se lo considera un halcón en la Casa Blanca, e influye en la mirada del presidente de los Estados Unidos cuando fija política sobre toda la región. Su presencia en México y su encuentro fuera de agenda con el presidente electo exhibe cómo Fernández avanzó en su relación política con Trump.
 
 
Fernández, Solá y Claver almorzaron en el hotel Camino Real Polanco y la conversación estuvo referida a la agenda de América Latina y en particular a la crisis institucional en Venezuela, y a los movilizaciones sociales que se produjeron en Chile y Ecuador.
 
 
El presidente electo considera que esas movilizaciones implican un punto de inflexión y que se deben buscar otras miradas para cerrar las asimetrías en la región.
 
 
Respecto a Venezuela, Claver considera que la crisis de ese país sólo se resuelve con la caída de Maduro, y que el camino hacia las elecciones libres y transparentes se debe negociar sin la presencia del líder populista. Esta posición contrasta con la postura de Fernández y Solá que apuntan establecer una mesa de negociación que incluya a todos las partes, incluidos Maduro y Juan Guaidó, el presidente interino de Venezuela que es sostenido por la Casa Blanca y 60 países alrededor del planeta.
 
 
La reunión de Fernández y Solá con Claver demuestra que en Washington siguieron con mucha atención las declaraciones del candidato electo en México. La Casa Blanca pensaba que Fernández apoyaba al Grupo Puebla como un balance de poder ideológico destinado a compensar la influencia regional del Grupo Lima. Pero el presidente electo fulminó ese prejuicio geopolítico cuando aseguró que cada país tiene el derecho de elegir su propia hoja de ruta.