Sábado 28 de Enero de 2023 | | Mercedes - Corrientes | T
Buscar
INFORMACION GENERAL

Yapeyú: descubrieron cómo sobrevivieron los guaraníes a las epidemias europeas

26.01.2023 | 20:40hs

 El aislamiento que provocaron los jesuitas ayudó a la población indígena a que no sufrieran algunas enfermedades transmisibles, pero también los expuso a otros contagios después de 1767.

 

 
El historiador Robert Howard Jackson demostró que la población guaraní de Yapeyú repuntó o se recuperó después de las epidemias provocadas por europeos. Destacó que la población no experimentó una mortalidad epidémica catastrófica durante el último medio siglo del mandato de los jesuitas, como sí ocurrió en las comunidades vecinas.
 
Con el caso de Yapeyú, Jakson cuestiona en su investigación otros estudios sobre epidemias en poblaciones indígenas. Es que los jesuitas lograron aislar a la población de la misión, pero esto también dejó vulnerable a Yapeyú al contagio, tras la expulsión de los jesuitas en 1767 y la implementación de una administración civil que promovió el comercio.
 
Las poblaciones indígenas de las Américas experimentaron cambios demográficos dramáticos en los siglos posteriores al establecimiento del primer contacto sostenido con el Viejo Mundo en 1492. Por esto, el historiador realizó un análisis de los patrones demográficos de las misiones jesuitas entre guaraníes que le proporcionó pistas importantes sobre la naturaleza de los cambios después de 1492.
 
Mortalidad
 
Establecidas casi un siglo después de la llegada de los españoles y portugueses a la región, las poblaciones de la misión continuaron experimentando una mortalidad epidémica catastrófica. El patrón de mortalidad sugiere que los guaraníes no habían desarrollado inmunidades a los patógenos del Viejo Mundo.
 
Más bien, las epidemias ocurrieron aproximadamente una vez por generación o aproximadamente cada veinte años, una vez que hubo un grupo lo suficientemente grande de huéspedes potencialmente susceptibles nacidos desde el brote anterior.
 
Además, Jackson asegura que las poblaciones de las misiones no eran lo suficientemente grandes como para soportar enfermedades como la viruela en forma endémica, y las epidemias se extendieron a las misiones desde otras comunidades de la región. Esto ocurría en los ríos navegables, pero también a través del movimiento de soldados en campaña.
 
Fecundidad
 
Los efectos de las epidemias y los patrones demográficos en las misiones entre guaraníes fueron complejos, como lo demuestra el caso de la misión Yapeyú. La población de Yapeyú tuvo alta fecundidad y alta mortalidad y, según Jackson, manifestaba dos características en común con las demás misiones guaraníes.
 
Por un lado, tenía tasas de natalidad robustas y la población creció a través de la reproducción natural. La segunda característica ya fue explicada: la población también repuntó o se recuperó después de las epidemias.
 
Viruela
 
Un brote de viruela en 1771 aniquiló a la población, matando a alrededor del 60 por ciento de los residentes de la misión. Jackson comparó el caso Yapeyú con misiones ubicadas en Estados Unidos.
 
Otras poblaciones de misiones fronterizas demostraron ser demográficamente frágiles, como las de Baja y Alta California. Experimentaron desequilibrios de género y edad, cosa que no ocurrió en Yapeyú y otras misiones entre guaraníes.
 
A pesar de la fuerte mortalidad epidémica, las poblaciones de la misión Yapeyú no experimentaron desequilibrios de género o edad.
 
Patrones en discusión
 
Para Jackson, los patrones de las misiones entre los guaraníes proporcionan un importante correctivo al modelo generalmente aceptado de patrones demográficos indígenas posteriores a 1492 en las Américas con respecto a los efectos de la mortalidad epidémica, y particularmente al patrón de mortalidad epidémica catastrófica más de 200 años después del contacto sostenido con europeos.
 
El caso específico de Yapeyú también demuestra de manera concluyente variaciones en la mortalidad epidémica entre comunidades que desafían los supuestos sobre la propagación miasmática de pandemias con tasas de mortalidad uniformes.
 
La investigación de Jackson fue publicada en la última edición de la revista científica “Fronteras de la historia”, editada por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh).
 
La diáspora
 
Tras la expulsión de los jesuitas en 1767, los funcionarios reales crearon una administración civil en las misiones. La expectativa era que los residentes de las misiones contribuirían a la generación de ingresos para cubrir los costos de administración, en línea con la iniciativa borbónica para hacer que la administración sea más eficiente y las misiones sean autosuficientes.
 
Sin embargo, la expulsión de los jesuitas también provocó una diáspora, ya que muchos guaraníes votaron con los pies para rechazar el nuevo orden y aprovechar las nuevas oportunidades económicas en la región.
 
Los residentes de las misiones, según la ley española, estaban legalmente vinculados a las misiones hasta el momento en que pudieran emanciparse legalmente. Como tal, los que se marcharon fueron considerados fugitivos y los funcionarios reales intentaron que los devolvieran.
 
Huida
 
Esto no quiere decir que no hubo casos de fugitivos antes de la expulsión de los jesuitas. En 1735, por ejemplo, durante una hambruna que siguió a las malas cosechas, miles de residentes de la misión huyeron y algunos organizaron una comunidad cerca del lago Iberá que fue paralela a la organización sociopolítica de las misiones.
 
Una serie de censos de Yapeyú de finales de la década de 1790 documentan la huida de los residentes de la misión y los esfuerzos por devolver a los fugitivos.
 
La viruela estalló en Yapeyú en 1797 y continuó hasta el año siguiente. No era raro que los indígenas huyeran de los brotes epidémicos, y este parece ser el caso en 1797 y 1798, según los censos consultados por el historiador.
 
Modelos
 
Los académicos han construido modelos para explicar los patrones demográficos entre las poblaciones indígenas de las Américas luego del establecimiento de un contacto sostenido con el Viejo Mundo después de 1492. Alfred Crosby planteó la hipótesis del modelo de lo que llamó epidemias de “tierra virgen”, las primeras epidemias que estallaron en las Américas, que se caracterizaron por haber tenido niveles de mortalidad catastróficos en el rango de más del 50 o 60 por ciento de una población determinada.
 
Sin embargo, según el modelo, las poblaciones indígenas que sobrevivieron a las epidemias iniciales desarrollaron gradualmente inmunidades a los patógenos del viejo mundo. Hubo una mortandad inicial y una reducción en las poblaciones, pero luego, a medida que los pueblos indígenas desarrollaron inmunidades, el número de la población volvió a crecer.
 
Henry Dobyns, por su parte, avanzó en esta interpretación para argumentar que las epidemias se extendían como ondas miasmáticas por las Américas y que las tasas de mortalidad eran uniformes en todas las regiones y poblaciones.
 
Sin embargo, para el autor de la investigación publicada en la revista Fronteras de la historia, la evidencia que presentó Dobyns fue más cualitativa y descriptiva. No consideró el rebote o la recuperación de las poblaciones después de las epidemias a través de la formación de nuevas familias y el aumento de las tasas de natalidad. Más bien, Dobyns planteó la hipótesis de una disminución continua de la población.
 
Diferencias
 
Tras un examen más detenido, la tendencia de los patrones demográficos de las misiones entre los guaraníes, presentados por Jakson, desafía las suposiciones hechas por varias generaciones de estudiosos sobre las poblaciones indígenas de las Américas, basadas en las hipótesis de Crosby y Dobyns.
 
Se trataban de poblaciones de alta fecundidad y alta mortalidad, lo que significa que muchos morían, pero en años sin epidemia las tasas de natalidad eran más altas que las tasas de mortalidad.
 
Epidemias periódicas se extendieron aproximadamente una vez por generación a las misiones desde los centros urbanos de la región del Río de la Plata, como Buenos Aires, y en algunos casos causaron una mortalidad catastrófica que llegó a más del 50 por ciento de la población de una comunidad dada.
 
Los métodos disponibles para combatir el contagio eran limitados e incluían la práctica de la cuarentena en hospitales temporales de peste, ubicados lejos de la comunidad misionera principal. Sin embargo, las poblaciones de las misiones generalmente se recuperaron después de los brotes epidémicos.
 
Hubo un aumento en el número de matrimonios, lo que indica la formación de nuevas familias y altas tasas de natalidad. En el siglo XVIII, la viruela era el asesino más letal de los guaraníes, y hubo brotes de contagio en 1718-1719, 1738-1740 (conjuntamente con condiciones de hambruna) y 1763-1765.
 
Contagios
 
Varios factores contribuyeron al patrón de crisis periódicas de mortalidad catastrófica. Uno fue la facilidad de comunicaciones en las carreteras fluviales de la región, particularmente en los ríos Paraná y Uruguay. Un segundo fue el patrón de conflicto regional cuando España y Portugal disputaron el control de las tierras fronterizas del Río de la Plata durante la mayor parte de los siglos XVII y XVIII, y la movilización de miles de milicianos de la misión para participar en el conflicto.
 
Los ejércitos en movimiento facilitaron la propagación del contagio. Un tercer factor fue el plan urbanístico jesuita.
 
Los jesuitas congregaron a miles de guaraníes en pueblos espacialmente compactos. Tenían filas de estructuras construidas con múltiples pequeños apartamentos para albergar a las familias guaraníes.
 
Vivir como lo hacían tan cerca unos de otros también facilitó la propagación del contagio. El complejo de la misión completamente desarrollado en Yapeyú era típico del plan urbano de la misión.
 
La más poblada
 
El patrón general descrito anteriormente caracterizó la demografía de las misiones jesuitas entre los guaraníes, pero al mismo tiempo hubo variación en los patrones de las misiones individuales. Por ejemplo, algunas comunidades misioneras experimentaron una mortalidad epidémica catastrófica durante los brotes, mientras que las comunidades vecinas no.
 
Es el caso de la misión de San Lorenzo, ubicada al este del río Uruguay, que experimentó una tasa bruta de mortalidad de 557 por 1000 habitantes durante una epidemia de viruela particularmente letal en 1739, mientras que la tasa bruta de mortalidad en las misiones vecinas de San Miguel y Santo Ángel Custodio fue de solo 32,2 y 52,4 por 1000 habitantes, respectivamente.
 
Las poblaciones de las dos misiones continuaron creciendo durante un período de mortalidad catastrófica en otras comunidades.
 
La misión Nuestra Señora de los Reyes de Yapeyú ofrece un ejemplo extremo de los patrones demográficos de las misiones y es el tema de investigación de Jackson.
 
Durante el último medio siglo de la permanencia de los jesuitas en las misiones, la población de Yapeyú no experimentó una mortalidad catastrófica. Más bien, entre 1720 y 1771, la población tuvo fuertes tasas de crecimiento y en vísperas de la expulsión de los jesuitas en 1767, Yapeyú era la más poblada de las 30 misiones entre los guaraníes.
 
Urbanismo jesuita
 
La misión Yapeyú también tenía un complejo urbano completamente desarrollado similar al de otras misiones.
 
Fueron construidas de piedra o una combinación de piedra y adobe con una o dos varas de construcción de piedra, como es el caso de la iglesia de la misión de San Juan Bautista. La iglesia monumental dominaba el complejo de la misión y daba a la plaza principal.
 
La plaza era el centro de la vida comunal, y el documento informaba que la plaza en general tenía 160 varas cuadradas.
 
Según los informes, las calles de la comunidad misionera tenían entre 16 y 18 varas de ancho. Contiguo a la iglesia había generalmente un campanario exento y un cementerio dividido en cuatro cuerpos para los entierros de hombres, mujeres, niños y niñas.
 
También estaba el cabildo y las viviendas para los guaraníes, que por lo general consistían en largas estructuras parecidas a cuarteles con múltiples departamentos pequeños.
 
Fuentes
 
Los registros sacramentales de bautismos, matrimonios y entierros son útiles para reconstruir las tasas vitales de las poblaciones históricas. Sin embargo, estos registros sobre las misiones entre los guaraníes han desaparecido en gran medida porque la región de las misiones se convirtió en zona de guerra en las dos décadas posteriores al inicio del movimiento de independencia en 1810, y los ejércitos merodeadores destruyeron la mayoría de las misiones.
 
Sin embargo, se pueden emplear otras fuentes en la reconstrucción de las tasas vitales de las poblaciones misioneras, como los censos que resumen el número de bautismos, matrimonios, y entierros.
 
En la segunda mitad del siglo XVII y XVIII, los censos jesuitas y otros registros evolucionaron, y en la década de 1720 tomaron forma estandarizada.
 
Los jesuitas preparaban un anuario o informe para cada misión que a su vez se enviaba al jefe de misiones que tenía preparado un informe general. El registro consecutivo más completo de estos informes existe para Yapeyú y se encuentran en la Coleção De Angelis, Biblioteca Nacional, Río de Janeiro, Brasil.
 
En el siglo XVII, los misioneros no siempre proporcionaban información completa en sus informes, como la población o el número de sacramentos administrados. En 1678, por ejemplo, el informe sobre Yapeyú no incluía el tamaño de la población de la misión.
 
Durante la mayor parte del siglo XVII, los informes se preparaban en formato narrativo e incluían información demográfica. No fue hasta la década de 1690 que los informes también incluyeron tablas que resumían los datos de población, y no se convirtió en una práctica habitual hasta principios del siglo XVIII.
 
En algunos casos, los jesuitas prepararon informes separados sobre las misiones de Paraná y Uruguay entre los guaraníes, pero muchos archivos no sobrevivieron.
 
Esto ocurrió, por ejemplo, en 1705, 1711 y durante varios años de la década de 1690, como 1695.
 
Sin embargo, con todas las faltas ocurridas con el paso del tiempo, las fuentes disponibles le permitieron a Jackson reconstruir las tasas vitales y los patrones demográficos de Yapeyú.

 Los rugbiers se disculparon con la familia de Fernando Báez Sosa y la sentencia será el 6 de febrero

 El Tribunal de Dolores a cargo de la jueza María Claudia Castro anunció que el próximo 6 de febrero se dará a conocer la sentencia contra los ocho rugbiers acusados del crimen de Fernando Báez Sosa.

 Massa destacó como una "oportunidad de crecimiento fenomenal" las exportaciones de gas y litio

 El ministro de Economía, Sergio Massa, afirmó que las exportaciones de gas, litio y otros minerales ofrecen a la Argentina una "oportunidad de crecimiento fenomenal" y aumentarán enormemente la capacidad del país para pagarle a sus acreedores a partir de 2025.

 
 Fernández y el primer ministro de San Vicente y las Granadinas destacaron la importancia de la CELAC

 El presidente Alberto Fernández y el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, coincidieron este martes en resaltar que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) "es el ámbito ideal para profundizar la integración y consolidar los vínculos entre los pueblos de América Latina y el Caribe".