12/07/2024

Javier Milei acusó a la oposición de recurrir a “la metodología de tirar muertos en las calles”

 El mandatario criticó a la política tradicional, mientras se discute la Ley de Bases en el Congreso y cuando crecía la tensión en las calles; elogios a Bullrich y saludo a Mondino  



 En una jornada de extrema tensión, con graves incidentes en las afueras del Congreso de la Nación mientras en el recinto del Senado se debate la Ley de Bases, Javier Milei expuso este atardecer en el marco de un encuentro de la fundación Libertad y Progreso. “No descarten la metodología de tirar muertos en las calles”, dijo el mandatario desde el segundo subsuelo del Hotel Hilton en Puerto Madero. En su exposición, de poco más de 45 minutos, Milei volvió a apuntar a la casta y llamó “enano comunista” al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Milei fue ovacionado y aplaudido en varias de su intervención por un público predominantemente joven y afín a sus ideas.

 
El discurso de Milei siguió al que de forma remota había dado el empresario Elon Musk, con quien el mandatario se encontró dos veces en los últimos meses. Desde Texas, Musk le dejó un mensaje de apoyo: “Le pido a la gente de Argentina que le dé apoyo (a Milei) porque creo que les va a ir muy bien”, dijo.
 
Las palabras del mandatario llegaron en el atardecer, poco después de los desmanes en los alrededores del Parlamento, por los que a esa hora el número de detenidos ascendía a 29, y poco antes de que desde la Oficina del Presidente se felicitara a las fuerzas de Seguridad y hablara de que las mismas frenaron un “intento de golpe de Estado”.
 
Precisamente sobre el tema de Seguridad también se expidió Milei, que no dudó en elogiar a la ministra del área, Patricia Bullrich, la única persona que nombró en su exposición. “Afortunadamente tenemos una gran ministra de Seguridad que está poniendo la calle en orden como prometimos en campaña”, dijo. Desde la primera fila la escuchaba otra miembro de su gabinete, que atraviesa un momento delicado: la canciller Diana Mondino, que quedó fuera de la nueva gira del mandatario, en medio de explicaciones y ratificaciones de Casa Rosada que no terminaron de disipar las dudas sobre la funcionaria. Mondino se acercó a saludar a Milei apenas este entró en la sala de conferencias.
 
Respecto de la discusión en el recinto, y en medio de una pelea voto a voto, Milei dijo: “Le toca el turno al resto de la política, si acompaña o si insiste en el camino de la servidumbre. Todavía están a tiempo. Nosotros no tenemos otras ambición que generar las condiciones, no nos interesa ganar nada”, aseguró el mandatario sobre un debate en los que el oficialismo cedió en varios puntos en las últimas horas para lograr la aprobación del proyecto. Eso pese a que en su discurso puertas adentro en Casa Rosada, el oficialismo asegura que “gana” de cualquier modo. Es decir, si la ley se sanciona porque podrá introducir las reformas que busca, pero que también asegura que gana si no se aprueba, porque ese elemento puede llevarlo a potenciar su relato en la batalla cultural de que la casta impide el normal funcionamiento de la justicia.
 
“Esperamos seguir con el éxito que venimos teniendo y tener dos mandatos, para empezar la era liberal”, dijo el mandatario en el correr de su discurso. “Decían que no podíamos ajustar más de un punto del PBI, después se encontraron con que tuvimos superávit financiero todos los meses”, destacó. Y completó: “Llevamos ajustado hasta acá el equivalente a 15 puntos del PBI y lo hicimos en 6 meses. Mientras en diciembre discutíamos la hiperinflación, en abril de este año la inflación mayorista fue de poco más del 3%”.
 
“Hoy como sociedad, como dirigencia política estamos ante una bifurcación: o persistimos en el camino de la decadencia o nos animamos a recorrer el camino de la libertad, hasta se está dando en la calle esa batalla”, agregó en otro de los tramos de su discurso.
 
El mandatario también apuntó críticas a la política tradicional al sostener que “las ideas de la libertad son más fuertes, porque a pesar de la casta inmunda estamos venciendo la inflación”. Luego dijo: “El Estado es una organización criminal y violenta en tanto se financia con una fuente coactiva de ingresos llamado impuestos”.
 
Una llegada puntual y cánticos de apoyo para Adorni
Milei llegó al Hotel Hilton, en la zona de Puerto Madero, cuando el reloj marcaba las 18:23. En uno de los halls fue recibido por Agustín Etchebarne, titular de la fundación. Junto a él y un grupo reducido estuvo en un lugar apartado hasta que pasadas las 18:30 y luego de que terminara la exposición de Musk, tomó la palabra. “Nuestro último y principal orador”, fue la definición con la que Milei fue recibido en la previa a su aparición, en el segundo subsuelo del lugar.
 
“Es un economista formado que además desconfía del poder coercitivo del Estado”, lo introdujo Ian Vázquez de la Cato Institute, que también participó del encuentro. “Por todo eso y porque es el día del arquero le damos la bienvenida al presidente Javier Milei”, completó.
 
El mandatario ingresó en medio de una enorme cantidad de aplausos, pero no fue el único. Cuando por altoparlante mencionaron que estaba acompañado por el vocero Manuel Adorni llegó el cántico: “Ole Ole ole, Manuel, Manuel”. Le siguió un “Viva Adorni”. Los aplausos siguieron cuando Milei se presentó en el escenario y saludó a los presentes.
 
Para entonces el reloj marcaba las 18:42 y Milei comenzó el discurso que duró 45 minutos y que versó por los puntos económicos sobre los que viene hablando en sus últimas conferencias. Habló de lo que encontró cuando asumió el poder y lo que prevé, oportunidades en las que volvió a arrancar varios aplausos. Parte de ellos fueron cuando insistió en que está comprometido en levantar el cepo.
 
“Puedo ser presidente, pero no dejó de ser economista”, dijo y cuando agregó que volvería a ser conferencista una vez que deje el poder porque renunció a su jubilación de privilegio, volvieron a estallar los aplausos.
 
Cuando pasaron 20 minutos del comienzo del discurso fue que se orientó a la situación política, fue que se refirió a la situación política actual. “Argentina está en un punto de inflexión”, dijo.
 
El mayor aplauso fue cuando dijo que “la casta se resiste a hacer los cambios, porque saben que sino no vuelven más”. También cuando se refirió a Kicillof como “El enano comunista odia la libertad”. Ahí los aplausos casi trocaron en ovación en un público predominantemente joven.
 
Cecilia Devanna